¿Sabías que el cacao, en su origen, no tiene el color marrón que asociamos con el chocolate, o el sabor que le conocemos?